Saturday, 25 August 2012

morir cada día

Estar decepcionada.

O

Tener

Miedo.

No pude actualizar mi estado de facebook
y decir
hola chicos
acaban de atacarme cinco tíos con machetes.
No pude porque
me robaron la blackberry.

Estaba paseando por un camino
lleno de flores de esas
que te hacen pensar que quizá
(y sólo quizá)
la belleza sea roja y efímera
como un daño atado
a los talones.

Llevaba mi Leica
comprada en la plaza de Manuel Becerra.
Y también mi Blackberry
comprada en una tienda de Orange.
Y también unas braguitas súper monas
con un cascabel en el lacito.

Los cinco tíos me golpearon con el canto de un machete.
Y me dijeron
don't
run
cómo voy a correr, gilipollas
sois cinco tíos con machetes
y yo sólo soy
                    una
                          chica
                                  que nunca
                                                   nunca
                                                             ha sabido correr.
Coged el dinero.
Todo.
Pero dejad de tocarme.
Dejad de golpearme con el machete
joder
no
me
matéis
No quiero morir
en el camino polvoriento
de esta tierra miserable
a la que amo tanto.
Deja de tocarme el coño
No me metas los dedos
Voy a llorar
porque no puedo sangrar
voy a llorar
porque no puedo morirme.

Vino un pobre hombre
que apartó la mirada
haciendo que no pasaba nada
como si sólo fuéramos parte de esa naturaleza rota
y roja
que florece dos días
y al tercero se pudre.

Ellos, cobardes,
corrieron.

Se llevaron mi blackberry
así que no pude actualizar mi estado de facebook
y poner
hola chicos
me 
han
herido
en 
Kenia.

Voy a tirar mis braguitas
porque están llenas del mismo barro
que mancha mis zapatos
y se adhiere a mi garganta.
Del mismo polvo que convierte mi vida
en asma.

No
me
han
matado

Pero estoy tan cansada de tener que morir
un centímetro cúbico
todos los putos días.
Envejezco joder.
Y debería ser joven y follar en un bar de malasaña.
Debería morir de cáncer
o aburrirme suavemente
tibiamente
bajo el calor sofocante
de esa adictiva ciudad
de donde vengo.


8 comments:

  1. Hay gente accesoria en todas partes del mundo, gente con un valía humana del tamaño de su bolsillo, gente trailer que sólo sirve para llevar mercancías de unos a otros. Esa es su necesidad, mover objetos y alterar los sitios, destrozar los paisajes de la memoria, afectar, infectar. Gente virus.
    Y no hay excusa de pobreza que los salve.
    Sólo los imprescindibles saben que con una blackberry se pueden escribir sonrisas con dos signos.

    Seguiremos al otro lado, de tu lado, pase lo que pase.

    Lamento el susto, mucho.

    ReplyDelete
  2. Ya no sé qué más decirte. Pero escribes poesías que me obligan a volver aquí y susurrar: "Oye, te sigo leyendo, y es de lo mejor que tien el día"
    Y con ellas nos haces partícipes de una realidad que empequeñece demasiadas cosas.

    Un fuerte abrazo Eme

    ReplyDelete
  3. joder! aprende a correr o compra un machete tú también o una pistola o deja de buscar en ese polvo o no puedo decirte nada, no debo, no tengo derecho a hacerlo pero cuídate mejor, cuídate mucho mejor...

    ReplyDelete
  4. He escrito y borrado tres veces el texto.

    Don't give up, be brave, take care…

    Te imaginas todo lo q te decía además verdad? En plan esta tierra es capaz d lo mejor y lo peor, trata d situarte en lo mejor q te hace más brillante.… y tal…

    Pero ve con cuidado Eme.

    Pienso en ti. No rezo, pq no lo hago nunca. Pero pienso en tí con mi cariño en ese hilo d plata.

    Besos tesoro!

    R

    ReplyDelete
  5. He leído en varias ocasiones en el facebook: "Ojala y los mayas no se hayan equivocado"...o algo por el estilo. No se cuanto más aguante el mundo...No se cuantas situaciones como la tuya o peores tengan que suceder. Lo cierto es que nos toca estar aquí y resistir, y lanzar un deseo cada vez que se pueda porque un día amanezca y todo haya sido un sueño...Mi abrazo.

    ReplyDelete
  6. Cuando te dejé el comentario pensé que era simple ficción, más tarde he seguido leyendo y bueno, siento lo sucedido, aunque la impresión que dan tus palabras es que eres lo suficientemente fuerte para que lo que ha sucedido no te afecte demasiado, al menos es lo que espero y deseo.
    Escribes de una forma magistral, es un honor poder compartir tu experiencia, tan ajena a lo que normalmente se suele leer por estos lares.
    Un abrazo.

    ReplyDelete